2 may. 2010

FELIZ DÍA DE LA MADRE

Os dejamos nuestro homenaje a todas las madres del mundo a modo de postal:

 
Créditos Postal:                                          
Fotografía Roberto Ivan Cano

19 mar. 2010

FELIZ DÍA DEL PADRE

Seas padre, pienses en serlo o simplemente te apetezca felicitar al tuyo o a alguien que creas que se lo merece...


¡Feliz día del Padre desde SSCHH!


Te dedicamos nuestra postal y una cita de Sigmund Freud con la que nos sentimos identificados:
"No me cabe concebir ninguna necesidad tan importante durante la infancia de una persona que la necesidad de sentirse protegido por un padre"

                            (Clic para ver más grande)

Créditos postal:
Fotografo: Roberto Ivan Cano
Modelo: Alejandra Andreu
Estilismo: El Armario de los Sueños

Esperamos que te guste,

8 mar. 2010

Feliz día de la Mujer Trabajadora

Aunque de sobras sabemos que todos los días son 8 de Marzo hoy, en especial, en el Día Internacional de la mujer trabajadora, el equipo completo de Sschh quiere homenajear a todas ellas con esta postal:

(Clic para ver más grande)
Créditos postal:                                                     

Nosotros os hemos dedicado una cita del escritor granadino Angel Ganivet: "La mujer solo tiene un camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer". Y, desde estas líneas, queremos animaros a que rindais vuestro propio homenaje y nos escribais vuestras citas favoritas dedicadas a la mujer.

Feliz día.
.

26 feb. 2010

Sschh en Fitting Room Madrid

(para ver más grande, clic en la imagen)
           El próximo 6 de Marzo,
        Nuestra caja fuerte de abre para ti,

Fitting Room Madrid.
Un hotel, 36 habitaciones, 36 diseñadores

No te olvides de la combinación, nuestra clave de acceso es 306.
Déjate guiar por el olfato y nos encontrarás. Dentro descubrirás todo un universo de chocolate:

    . Nuestra colección de joyas Chocolat
    . Obsequios Chic para los visitantes:
                              -Té al Chocolate
                              -Bombones
                              -Maquillaje al chocolate

Hotel Petit Palace Art Gallery
C/ Jorge Juan nº 17
Habitación 306
MADRID

Más información: http://www.ilovefittingroom.com/
también nos encontrarás en FACEBOOK  grupo Sschh 

20 feb. 2010

Relato finalista concurso "Todos los días pueden ser San Valentín"


“Hubo en una pequeña ciudad de china, un pintor que encontró la inspiración en una mujer que cada noche se le aparecía en sueños para susurrarle cuadros al oído.

¿Será un espíritu no renacido? Se preguntaba el artista sobre el origen de esta milagrosa inspiración.

Es por esto que dudaba muchas veces antes de plasmar su retrato sobre los lienzos de lino, preocupado por estar robando un trozo de su alma en cada cuadro, y que nunca pudiese renacer como mujer.

Una noche, el pintor soñó que su musa le susurraba al oído la manera de hacer que renaciese en su mundo, pero al despertar prefirió olvidar la fórmula, temeroso de que si su alma volviese a nacer acabaría abandonándolo.

Cuadro tras cuadro, el pintor descubrió que quien en realidad perdía parte de su alma, era él. Al no permitir que su musa escapase de la cárcel de sus obras para convertirse en real.

Poco a poco, sus trazos comenzaron a tomar vida propia siguiendo el dictado de los susurros de ella desde el lienzo. La mirada de su musa se volvió apremiante en su obra, y por más que lo intentase, no podía pintar un cuadro en el que ella no le mirase suplicante por salir.

El pintor ganó fama y dinero gracias a su la intensidad de sus obras, pero cada vez le costaba más pintar y soportar la mirada de su musa.

Un día decidió dejar de pintarla.

Probó a pintar otras cosas que le inspirasen, otras mujeres… muchas. Barcos que nunca llegaban al puerto porque siempre navegaban sobre el fondo de un azul eterno, rosas rojas que querían ser bonitas, pero pinchaban al tocarse, besos invisibles en cada mirada que dibujaba.

Pero no podía dejar de pensar en ella y preguntarse si no sería mejor renunciar a la inspiración y dejar que ella renaciese.

Un día se acercó a un lienzo en blanco y decidió hablar con ella, pincelada a pincelada la dibujó, color tras color. Cuando su rostro estuvo acabado, la miró y sacrificó su mejor don por la libertad de ella.

Susurró las palabras que ella le decía en sueños, y el cuadro tomó vida y le miró.

- ¿Por qué has tardado tanto en liberarme? -. Le dijo ella.

- Porque tengo miedo de que al hacerlo, te vuelvas real y nunca vuelvas a estar en uno de mis cuadros-. Respondió él.

- Y sin embargo, al final lo has hecho, no lo entiendo.

- Yo tampoco lo entiendo, supongo que al final he preferido escuchar tus súplicas de que te liberase.

- Pero yo no soy más que una de tus obras, un sueño que nace de tu cabeza, y digo lo que quieres escuchar ¿No te das cuenta? Todo este tiempo has estado reflejando en mí lo que querías que dijese. Sin embargo, ahora que has dicho las palabras, me he convertido en real y tienes que descubrir el origen de tus sueños. ¿Por qué sueñas conmigo y me pintas? Tal vez debajo de la musa se esconde algo más que tienes miedo
a descubrir.

- Sólo tengo miedo de que seas eso, un sueño.

- Pues ahora has provocado el momento de que se revele la verdad oculta tras mi imagen, y ya no hay marcha atrás...

Y la musa, arrancando sus brazos del lienzo, cogió las manos del pintor entre las suyas y lo arrastró hasta él. El pintor, temeroso de dejarse dominar por un sentimiento que desconocía intentó escaparse de ellas, pero ella le miró y suplicante le dijo:

- ¿Puedes darme un abrazo?

Y el pintor se acercó hasta ella y le abrazó, y en ese abrazo descubrió que todos los sueños nacen del anhelo de uno mismo, pero forman parte de algo mayor, de un mismo sueño del que formamos parte todos. Y mirando a la musa, se sorprendió de ver en ella el mismo sueño que antes tenía, con más color, más belleza y mucha más vida.

Descubrió una nueva mujer, real, con más intensidad de la que pudiese soñar. Y se sorprendió al saber que siempre supo que ella estaba allí, y que había preferido soñar con ella que dejar que ella le robase el alma en ese abrazo.”

Relato y pintura de Federico C., Zaragoza.

17 feb. 2010

Historia ganadora "Todos los días pueden ser San Valentín"


La participación y calidad de los relatos ha sido tan alta que hemos necesitado algo más de tiempo para leer y evaluar todas las historias recibidas como se merecen. Desde Sschh queremos agradecer a todos vuestro estusiasmo y colaboración y queremos animaros a que no dejeis de escribir. Hemos leído mucho talento. Tanto que estimamos necesario publicar las historias que han quedado finalistas. En los próximos posts las podreis leer pero hoy os dejamos que disfruteis con la entrañable historia ganadora.
Nuestra más sincera enhorabuena a Marta C. de Madrid:

Historia de un amor,


No había visto nunca la playa. Pero, en mis sueños, siempre la veía a ella. A ella salir del mar entre las olas. Se deslizaba por el agua lentamente y, mientras salía, mis ojos no se fijaban en la turgente silueta que su blanca enagua, translucida por el agua, insinuaba. Mis ojos hipnotizados no podían apartase de sus ojos. Penetrantes, vivarachos, misteriosos, melancólicos. Eran todo a la vez. Nunca antes había visto unos ojos así.

Sus visitas continuaban con él pasar de los años. Ella siempre en el mar. Ella viniendo hacía la arena. Ella con esa mirada. Y yo sin dejar poder de mirarla. A veces, atisbaba unas notas de picardía. Y siempre visitándome mientras dormía.

Con el despertar no podía olvidar esa mirada. Empecé a buscar sus ojos en todas las mujeres que se cruzaban por mi camino. Nada. Con los ahorros de mis primeros trabajos, fui a la playa y la busqué. Nada. Y fui a otra playa. Nada. Probé a quedarme dormido en la arena: Ahí estaba. Pero con el despertar sus ojos se desvanecían.

Prometí encontrarla. Sabía que con su mirada me pedía en silencio que la esperara. El reloj del tiempo pasaba, a veces, rápido, a veces, demasiado lento. Llevaba una vida cuasi monacal, solo salía para trabajar o para seguir buscándola por los rincones más incógnitos.

En aquella época todo se veía en blanco y negro. Pero yo solo veía azul, azul mar. Con la guerra todo cambió, pasó a ser gris. Las señoritas que quedaban solteras apenas se prodigaban por las calles.

Pero un día, el más insospechado quizás, la vi. La vi salir entre la bruma, no era espuma de mar. Ella salía entre la neblina contaminada que corría por los alrededores de la vieja fábrica. Era una niebla húmeda, tan húmeda que mojaba. Caminaba hecha un ovillo protegiendo con su menudo cuerpo el paquete de papeles que portaba. Ni me vio. Ni la vi yo a ella. La colisión fue inevitable, al instante reconocí aquellos ojos. Y ya no pude apartar de ellos mi mirada.

La amé desde el primer suspiro.

Tiempo después supe que me había estado cruzando con ella a diario durante años, teníamos en común el mismo jefe. Entendí entonces que en mi obsesión y desesperación miraba, pero no veía.

Esta no es mi historia, es la historia de amor que me dejó mi abuelo. Tal cual me la contaba. Siempre dijo que tenía los ojos de mi abuela.

11 feb. 2010

Sschh Patrocinador de Miss Zaragoza

Sschh con Miss Zaragoza. Alejandra Andreu socia de la firma presentará esta noche en Canterbury Salamero la última selección de candidatas. Las aspirantes a Miss van a realizar un desfile exclusivo con nuestras joyas de la colección Chocolat para mostrar que saben lucir y desfilar con estas sugerentes piezas.